logotipo-oficial-lousa-granfondo-licor-beirao
logo-bandeira-portugues
logo-bandeira-espanhol
logo-bandeira-ingles
19 de mayo de 2019
19 de mayo de 2019
Vaya al Contenido

Historia

Lousã Granfondo > Lousã
Lousã se sitúa en la zona de transición entre las dos dinámicas de desarrollo que demarcan la subregión: por un lado, las tierras más «urbanas», más cercanas a la capital regional; del otro, las más alejadas, con un carácter más «rural».

Es sede de un municipio con 138,40 km² de área y 17 604 habitantes (2011), subdividido en 4 parroquias. El municipio está limitado al norte por Vila Nova de Poiares, al noreste por Arganil (en una escasa centena de metros), al este por Góis, al sureste por Castanheira de Pera, al sur por Figueiró dos Vinos y al oeste por Miranda do Corvo.

HISTORIA
Prehistoria
Los primeros signos de la presencia humana en Lousã datan del período Paleolítico Inferior, hace cerca de medio millón de años.

Recientemente se han descubierto decenas de sitios con artefactos en piedra tallada (en particular bifaces, Machado de mano y grandes Cáscaras corticales, atribuidas a la industria de Acheulense).

Estos nuevos sitios arqueológicos y sus artefactos aportan nuevos conocimientos para la comprensión de la Prehistoria en el municipio de Lousã y de los grupos de cazadores recolectores que por aquí habitaban.

Inicialmente, nos dicen que el sitio arqueológico estudiado de la Quinta do Conde de Foz de Arouce no es un caso aislado en el municipio de Lousã y que existen innumerables paralelos a lo largo del Río Ceira, en las más diversas terrazas ya diferentes altitudes.

Los artefactos recogidos demuestran, a través del historial de investigaciones en la Quinta do Conde de Foz de Arouce (ver tesis de maestría "Contribución al Estudio de la Prehistoria del Valle de Ceira: Las industrias líticas de la Quinta do Conde de Foz de Arouce") y de su estudio, que eran objetos funcionales utilizados principalmente para el descarte de animales salvajes.

Tanto las grandes astillas corticales, como los hachas de mano y los bifaces, son herramientas de descarte extremadamente eficaces e identificadas como de la cultura Acheulense.

Por el tamaño y peso de los artefactos, podremos deducir que fueron elaborados pensando en el descarte de animales de gran porte como, por ejemplo, Elefantes (Elephas (Palaeoloxodon) antiquus y Palaeoloxodon antiquus), Rinocerontes (Coelodonta anticipos y Stephanorhinus kirchbergensis), Hipopótamos (Hippopotamus) (en el caso de las mujeres), entre otras mega fauna pleistocénica ya extinta y documentada, durante el período de elaboración de esta tecnología, por toda la Península Ibérica, siendo una importante fuente de subsistencia para los cazadores recolectores que por aquí deambulaban.

Estos artefactos no fueron realizados por seres humanos plenamente modernos (Homo sapiens), sino por una especie de homínido ya extinta, que se encuentra asociado a esta cultura tecnológica y que perduró durante más de un millón de años, siendo la tecnología dominante durante la mayoría de la evolución humana.

Período romano
Del período romano encontramos ejemplos que lo prueban, como restos funerarios, utensilios de vidrio y metal, monedas e incluso vestigios de las comunicaciones terrestres romanas. Se sabe que la zona del valle del río Ceira y en la Serra da Lousã hubo explotaciones mineras de metales como el oro.

Período germánico y musulmán
Desde el comienzo de las invasiones germánicas hasta 943 no hay más información; en ese año se tiene memoria de un tratado entre Zuleima Abaiud y el abad Mestulio del Monasterio de Lorvão, y en él se menciona el topónimo Arauz que está relacionado con el Castillo de Arouce.

Reconquista
Castillo de Arouce (Castelo de Lousã).
Después de la conquista permanente por el Reino de León de la ciudad de Coimbra en 1064, la repoblación del territorio se hizo más intensa. Se asigna al alcalde Sesnando Davides la orden de fortificar y de reconstruir las edificaciones, entre ellas el Castillo de Arouce (Castelo da Lousã). Del dominio musulmán, hay varias leyendas que explican la fundación del Castillo y otras sobre la villa. En 1151 el rey Afonso Henriques le dio carta de foral.

Edad Moderna y Contemporánea
En 1513 recibió una nueva carta de foral por el rey Manuel I.

Pero fue en el siglo XVIII cuando Lousã comenzó a modernizarse, estos avances la pusieron vanguardia frente a otros pueblos. Los episodios más destacados de este proceso fue la llegada en 1906 del tren, mejorando de esta manera las comunicaciones terrestres siguiendo la política de innovación y desarrollo iniciada por el ministro Fontes Pereira de Melo y en 1924 la llegada de la energía eléctrica. Sin embargo, hubo dos roturas en este proceso fueron las guerras napoleónicas en el que en 1811 tuvo lugar la batalla de Foz de Arouce (siendo Foz de Arouce un pueblo del condado de Lousã), y la Guerra Civil portugués, que hizo Portugal un país atrasado tecnológica e industrialmente frente a otras naciones europeas.

El perímetro urbano antiguo iba desde el final de la Sierra hasta donde hoy se sitúa más o menos el ayuntamiento, después del siglo XIX se extendió por toda la cuenca de Lousã. En 1888 comenzó a funcionar el hospital, el matadero en 1893, el viejo teatro, la nueva iglesia matriz en 1874, etc.

TELEFONE
919 882 683
__________________________
EMAIL:
geral@granfondosragraca.com
TELEFÓNO:
00351 919 882 683
__________________________
CORREO ELECTRÓNICO:
geral@lousagranfondo.com
newsletter-lousa-granfondo
Regreso al contenido